Haga clic aquí para desactivar el seguimiento de Google Analytics

Uso del Boletín

Uso del Boletín

Uso del Boletín

 

Un Boletín está a la venta solo mientras existe una teórica oportunidad de inversión según el Método, después lo paso a la sección Estrategias. Toda la información necesaria para poner en marcha la estrategia, está recogida en el Boletín, desde la compra hasta la venta. Se especifica qué acciones o ETFs se han seleccionado, el rango de precio adecuado para comprar y el precio de venta teórico, tanto si sale bien (precio Objetivo o Stop de Beneficios) como si sale mal (precio Stop de Pérdidas). También proporciono una tabla que muestra un ejemplo de cómo se realizan los cálculos necesarios.

 

No se confunda, no le estoy recomendando que compre o venda un determinado activo financiero, ni tampoco un precio exacto de compra o de venta, porque esta es una web de divulgación e información, y NO una empresa de asesoramiento financiero, copy trading, mirror trading o servicios de inversión. Lo único que muestro en el Boletín es la teoría sobre la puesta en marcha de una posible estrategia que tiene un precio de activación, un objetivo y un precio que la anula, siguiendo la teoría del Análisis Técnico Profesional y una metodología personal que es el material de divulgación de este portal. Para más información consulte Disclaimer/Advertencia Legal y ¿Es su primer Boletín?

 

Para la correcta diversificación minimizando el Riesgo lo ideal es que se tengan varias estrategias en una misma cartera, con una correcta gestión del Riesgo Conjunto que podría limitarse al 10 % de la cartera. En cuanto a los Boletines, usted tiene total libertad para elegir cuáles comprar o cuáles no. Pero siendo siempre consciente de lo que ello supone en cada caso;

  • Con una cartera invierto más capital, pero diversifico el riesgo y puedo compensar las estrategias perdedoras con las ganadoras.
  • Con una sola estrategia puedo arriesgar menos capital, pero como el orden de los resultados de las estrategias es aleatorio, si sale mal no tendré otras estrategias en marcha que compensen la pérdida.

 

En cuanto al tipo de orden que se debe utilizar, es una opción personal, todas tienen sus ventajas y desventajas, consulte a su Bróker si no conoce los tipos de órdenes existentes, para así entender sus características y poder elegir en cada momento aquella con la que se siente más cómod@. Yo uso casi siempre "órdenes limitadas" o "de mercado".

 

Para decidir el número de títulos que se deben comprar, uso la cantidad que estoy dispuesto a perder (Riesgo), y que se puede calcular fácilmente con la diferencia entre el precio de cotización de las acciones y el precio de Stop de Pérdidas indicado en el Boletín.

 

Una forma muy sencilla, para calcular el número de títulos, es dividir entre 10 el capital total de la cartera de valores. Podrá poner en marcha diez estrategias a la vez del mismo importe cada una y limitar el Riesgo que se va a asumir al 10 % del efectivo o nominal de cada operación. De esta forma, las pérdidas en cada operación suponen el 1 % del capital total que conforma la cartera de valores, a las que hay que sumar, por supuesto, los gastos inherentes a la compra y venta.

 

A modo de ejemplo:

 

-Imagine una acción que cotiza a 10 € y en el Boletín indico el Stop de Pérdidas en 9,20 €. Así que tengo un Riesgo de 0,80 € por acción en caso de que la estrategia salga mal. Pretendo usar 1.000 € para esta operación, bien porque quiero probar una sola estrategia, o bien porque tengo una cartera con 10.000 € y aplico el 10 % para cada estrategia.

 

-Tengo que el 10 % del nominal, o sea de los 1.000 €, son 100 €, estos son el Riesgo total que estoy dispuesto a asumir en esta operación. Si divido los 100 € entre 0,80 €, obtengo que se necesitarían 125 acciones. Estas 125 acciones a 10 € suponen 1.250 € de efectivo más los gastos que cobra el Bróker; imaginemos que la comisión, más el corretaje, más el canon de Bolsa e IBERCLEAR suman 10 € en la compra y otros 10 € en la venta, por tanto, necesitaré un efectivo de 1.270 € para comprar y vender estas acciones, sabiendo que si sale mal, perderé unos 120 €.

 

Tenga en cuenta que los Bancos tradicionales suelen tener comisiones más altas que los Brókers especializados y las comisiones para valores extranjeros son más altas que para valores nacionales (personalmente creo que superar el 1 % del nominal de la inversión en comisiones de compra o venta es inaceptable, lo óptimo sería buscar un Bróker, regulado y fiable, con costes por debajo del 0,5 % del nominal).

 

-Siguiendo con el ejemplo: Puedo comprar el máximo número de acciones que me permite la gestión monetaria, las 125 acciones, o puedo comprar menos, por ejemplo 98 para que no superen los 1.000 € que tenía previsto gastarme, disminuyendo así el Riesgo al 7,84 % del nominal.

 

Tenga en cuenta que:

 

math-27670_640Los cálculos previos no serán exactos al resultado de la operación real, son una previsión para tener datos que nos ayuden a decidir si la operación merece la pena antes de ejecutarla.

 

Si el Mercado está cerrado; haré los cálculos con el precio de cierre de sesión, pero el precio al que se ejecutará la orden es muy posible que sea distinto, ya que será el de apertura de la siguiente sesión y ese no lo conocemos.

 

Si el Mercado está abierto; y utilizo "órdenes limitadas", los cálculos previos no variarán apenas del resultado final, pero puede que no se ejecuten las órdenes (parcial o totalmente) quedándome fuera de la operación en caso de una compra. O en caso de una venta, no pudiendo vender en el Stop deseado, aumentando así las pérdidas. Si utilizo "órdenes de mercado" tengo la certeza de que se ejecutarán, pero puede que a precios distintos, variando en menor o mayor medida el resultado de los cálculos iniciales. Una combinación de ambos casos puede ocurrir con "órdenes por lo mejor".

 

Conclusión: Los cálculos iniciales son una estimación, pero aunque no sean exactos a los resultados finales, son una muy buena aproximación para poder tener elementos de juicio suficientes para tomar una decisión sobre la que no hay certezas.