Comprar acciones de Estados Unidos.

11/10/2017 - Comprar acciones de Estados Unidos.

Comprar acciones de Estados Unidos.

 

Seguro que es consciente de la conveniencia de invertir en empresas extranjeras para diversificar su cartera. Así como de las bondades de los mayores mercados bursátiles del mundo (EEUU), en cuanto a regulación, protección, versatilidad, dividendos, rentabilidades…

 

Pero al inversor medio español le cuesta romper la barrera de lo desconocido e incorporar acciones extranjeras a su cartera. Para hacerlo un poco más cercano veremos las particularidades que debemos tener en cuenta para poder comprar acciones de compañías USA en las mejores condiciones.

 

 Las comisiones y otros costes.

La primera barrera son las comisiones de la compra-venta, ya que ni los Bancos ni los Brókers españoles suelen tener buenos precios para operar en Bolsas extranjeras. El impacto de las comisiones es menor mientras mayor es el importe usado en cada operación, además debido a las increíbles rentabilidades de muchas compañías norteamericanas, e invirtiendo a medio/largo plazo, comprobamos cómo tener estas compañías en cartera compensa con creces las comisiones elevadas de los intermediarios nacionales. Sin embargo la mayoría de inversores tenemos cuentas modestas y en estos casos los costes pueden ser un lastre. La solución es abrir cuenta con un Bróker americano, así tendrá comisiones mucho más baratas para compañías de EEUU, incluso para compañías europeas en la mayoría de los casos. El proceso es online, no suele tener mayores complicaciones, muchos Brókers prestan servicios en varios idiomas y siempre puede usar un traductor online.

 

Sólo debe tener en cuenta que para depósitos superiores a 50.000 € debe presentar en plazo a la Agencia Tributaria el Modelo 720, ya que de lo contrario las sanciones son muy, pero que muy elevadas. También hay que presentar el Modelo D-6  ante el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad cuando se mantienen acciones, Fondos o ETFs depositados en un Bróker extranjero a 31 de diciembre de cada año. (Estos temas dan para escribir un próximo artículo)

 

Elija un Bróker norteamericano regulado y tendrá la garantía de la SIPC (Securities Investor Protection Corporation) que es el equivalente a nuestro Fondo de Garantía de Inversiones. La SIPC cubre en caso de quiebra del Bróker hasta $ 250.000 los depósitos y $ 250.000 las acciones, bonos... El hecho de tener varios Brókers es también una forma de diversificar teniendo nuestros activos depositados en distintas entidades. Recuerde también comparar las comisiones de custodia o mantenimiento, sobre todo si opera a largo plazo pues es casi más importante que las de compra-venta.

 

Riesgo del tipo de cambio.

Otra cuestión es el riesgo divisa. Sepa que el cruce euro-dólar es uno de los más estables y oscila en un rango de precios históricos entre 0,8 y 1,6 difícil de superar. En operaciones a largo plazo las operaciones se compensan unas a otras en la mayoría de los casos, teniendo un efecto neutro. Para operaciones de más corto plazo primero debemos sopesar si el impacto de la posible depreciación del dólar en nuestra cartera será suficiente como para que merezca la pena asumir el coste y el riesgo de realizar operaciones de cobertura. En caso afirmativo es recomendable cubrir cartera. Para ello se usan productos como las Opciones, Futuros, Contratos Forward, FOREX, Fondos de Divisas o ETFs. Pero solo es recomendable hacerlo si se entienden y conocen perfectamente la operativa de coberturas y el uso de estos productos.

 

Para no complicarnos la vida y ante los malos resultados que se suelen obtener en general al intentar cubrir el riesgo divisa, además de los costes que ello conlleva, muchos inversores optan por tener una cuenta de valores, o parte de ella, nominada en dólares. Esta opción que nos ofrecen los mejores Brókers nos permite ahorrar costes en la compra-venta y cobro de dividendos, al no tener que cambiar de divisa en cada una de estas operaciones, pues el cambio conlleva un coste. Lo normal es usar nuestro capital durante largo plazo, porque seguiremos realizando inversiones a lo largo de años. Así podemos olvidarnos de las oscilaciones temporales del euro-dólar y en un futuro, cuando decidamos utilizar nuestro dinero, aprovechar para retirarlo cuando el tipo de cambio nos sea favorable.

 

El cobro de dividendos y doble imposición.

Otra cuestión es el cobro de dividendos, pues además de las comisiones que pueda aplicarnos el Bróker, sufrimos una doble imposición, recuerde el anterior artículo sobre este tema con las acciones alemanas. Si bien en el caso de Estados Unidos lo tenemos más fácil, pues a través de nuestro Bróker podemos tramitar el formulario W-8BEN, para informar al IRS (Internal Revenue Service) de que somos españoles y NO residentes de los EEUU. Este trámite lo hacen automáticamente algunos Brókers, a otros hay que solicitárselo, y solo se hace la primera vez que opere con ellos. Debido al convenio de doble imposición con España, en vez de retenernos en origen el 30 %, pasarán a retenernos el 15 % y de esta forma cuando hagamos la declaración de la renta al año siguiente, en caso de que nos salga a pagar, podremos reducir esa cantidad.

 

Sobre los dividendos hay que matizar un poco, ya que en EEUU hay empresas que tienen un tratamiento fiscal especial y la retención a inversores extranjeros por el reparto de dividendos no es la misma para todas las compañías. Hemos dicho que a las empresas “normales”, la mayoría, se les aplica un 30 % y que podemos indicar al Bróker que nos apliquen un 15 % en virtud del convenio de doble imposición con España, pero también existen otros tipos de empresas a las que esto no les afecta y su Bróker le debería retener en origen las siguientes cantidades:

  • El 39,6 % si son acciones de empresas del tipo Master Limited Partnertship (MLP) o (LP), y Limited Liability Company (LLC). En estas sociedades se declara el beneficio en dividendos como ingreso personal, no en el impuesto de sociedades y por eso la retención a inversores es más elevada.

  • El 30 % si son acciones de empresas del tipo REITs. Este tipo de empresas no pagan impuestos si reparten un porcentaje de sus beneficios fijado por ley. Las empresas que tienen algún tipo de beneficio fiscal luego no tienen opción de la reducción de retención.

  • El 25 % si son acciones de empresas del tipo Royalty Income Trust. Ocurre lo mismo que con las REITs.

  • Y el último caso que es el más beneficioso, si son acciones de empresas del tipo 80/20. Nos retendrán el 15 % de la parte proporcional de los dividendos correspondiente al porcentaje de beneficios procedentes de Estados Unidos que declara la empresa anualmente. En este tipo de empresas, como mínimo el 80 % de sus beneficios provienen de fuera de los EEUU. Por lo que nos retendrán el 15 % del 20 %como máximo, o sea el 3 % del total de los dividendos.

 

Y con esto ya dispone de todos los detalles sobre los que debe profundizar para incorporar acciones USA a su cartera sin llevarse ninguna sorpresa desagradable.

Aplicación

Aplicación

Aplicación